domingo, 29 de junio de 2008

Carta Abierta de Marcos Malavia a propósito del Taller de Postulantes a la ENT

APRENDER EL ARTE Y SU TÉCNICA
COMO METODO DE UNA REVOLUCION

A propósito del
Taller de Postulantes a la Escuela Nacional de Teatro

Marcos Malavia


Lejos esta la época en la que las dictaduras hacían de nuestras ilusiones un trapo viejo y moribundo, pero es también en ese tiempo que lo que salvo nuestras ilusiones, fue nuestro afán del teatro. La búsqueda de poder hacerlo bien, sin saber exactamente si lo que hacíamos era realmente lo correcto, cualquier taller de técnica era nuestro y no lo dejábamos pasar. Es así pienso que poco a poco la pasión del arte, sembró en mi y en mis compañeros del teatro El Túnel en Oruro, la fe en el arte como método revolucionario del alma de humana, mi entrañable amigo Liber Forti nos los había dicho hay que cambiar el alma de las personas no solamente sus ideas. Tenia plenamente razón es en sus actos íntimos que cualquier persona, expresa plenamente, así como sus ideas y su visión de igualdad, de tolerancia y de solidaridad. Pienso ahora después de haber visto las imágenes, de los tristes actos cometidos en Sucre y del atropello de nuestros hermanos campesinos. Y mas que nunca estos convencido que el teatro y los artistas tiene una misión, dentro de los procesos de cambio. Es el de llevar la “luz” en las tinieblas que quieren sembrase, los seres humanos son iguales y bajo la piel somos todos negros, blancos , amarillos…

La Escuela Nacional de Teatro, es fruto de esta reflexión, no se trata solo de formar actores, se trata de construir actores y artistas de nuestra sociedad, capaces de acompañar al lucha por la construcción de un nuevo ser de una nueva sociedad, mas justa, tolerante y solidaria.

El teatro es una de las armas mas antiguas de la historia del hombre y que siempre a acompañado la construcción de las sociedades, siempre las regimenes autoritarios tuvieron mucho temor del teatro, ya que es el lugar de “LA PALABRA Y DE LA TRANSFORMACION”, transformación a través de la metáfora como única munición, pero mas devastadora que cualquier otra. Bolivia necesita de una nueva generación de actores, directores y dramaturgos, que se pongan con su arte al lado del pueblo, con toda su diversidad, un pueblo multicultural y multi-étnico “pero unido”. El “arte une y no separa”. Las puertas del teatro cuando el espectáculo comienza están abierta a todos, y en la representación las actrices y los actores dialogan con todos, sin distinción de color de partido o de bandera. Esta nueva generación teatral, a la capacitación de la cual esta contribuyendo nuestra escuela, tiene un futuro delante de ella a condición que rompa con los regionalismos, las estreches del espíritu y el egocentrismo primario.

Ese egocentrismo primario, de algunos artistas, que bien a menudo se expresa en aquellos que hacen teatro solamente por que se aman a ellos mismo y no que los trascienda una realidad que va mas allá de ellos. Esta nueva generación será “SOLIDARIA”, por que es el principio mas profundo que distingue el ser humano del resto de los mamíferos.

Enseñar un arte es un acto que participa de este principio solidario, es una labor muy delicada y la responsabilidad es grande. Es así como vemos nuestro compromiso frente a nuestros alumnos en la Escuela Nacional de Teatro, sabemos que estamos formando actores pero también seres responsables y tratamos con toda modestia de inculcar nuestros tres principios “Ética, Técnica y Solidaridad”. Nos parece que estos tres principios como los de “Ama sua, Ama llulla y Ama quella” Son los tres principios que deberán guiar la nueva generación de actores, directores, dramaturgos, iluminadores,.. Que deberá iluminar los escenarios Bolivianos, con otros matices.

Los talleres de ingreso para la Escuela Nacional de Teatro, es el primer contacto que nos permite identificar aquellos que nos parece están más preparados para poder aprovechar al máximo la enseñanza de la escuela. Esto no significa que sea un método de exclusión, es cierto que el cupo de alumnos es de 30, pero es muchos casos se a dado que un alumno que no es recibido la primera vez, al año siguiente se encuentra integrando la escuela, esta vez con mas fuerza y mas herramientas.

Los talleres de ingreso, siempre son un momento importante dentro nuestro ciclo de construcción de esta generación de revolucionarios del alma, a la cual esta dedicada la Escuela Nacional de Teatro.

30 de Junio 2008